visiteurs présentement en ligne    
Total : internautes depuis le 12 août 1999    
- Site optimisé 1024 x 768    

  Alphabet
  Accentuation
  Prononciation
  Ponctuation


  Articles
  Genre
  Nombre
  Adjectifs
  Por ou Para
  Pronoms


  Groupes de verbes
  Ser ou Estar
  Tener ou Haber
  Subjonctif
  Conjugaison


  Expressions
  Le temps
  Les nombres
  Lexiques
  Mots - Images - Sons
  Phrases utiles


  Dictées
  Exercices écrits
  Quiz
  Jeux



Tests de langues


Cours particuliers d’espagnol


      



Connaître Dieu
Conocer a Dios


Un niño pequeño quería conocer a Dios. Sabía que era un largo viaje hasta donde Dios vive, así que empacó su mochila con pastelitos y refresco y empezó su jornada. Cuando había caminado tres cuadras, se encontró con una mujer anciana.
Ella estaba sentada en el parque, contemplando algunas palomas. El niño se sentó junto a ella y abrió su mochila.
Estaba a punto de beber de su refresco, cuando notó que la anciana parecía hambrienta, así que le ofreció un pastelito.
Ella agradecida aceptó el pastelito y sonrió al niño. Su sonrisa era muy bella, tanto que el niño quería verla de nuevo, así que le ofreció uno de sus refrescos. De nuevo ella le sonrió. ¡El niño estaba encantado!

El se quedó toda la tarde comiendo y sonriendo, pero ninguno de los dos dijo nunca una sola palabra. Mientras oscurecía, el niño se percató de lo cansado que estaba, se levantó para irse, pero antes de seguir sobre sus pasos, dio vuelta atrás, corrió hacia la anciana y le dio un abrazo. Ella después de abrazarlo, le dio la sonrisa más grande de su vida.

Cuando el niño llegó a su casa, abrió la puerta... su madre estaba sorprendida por la cara de felicidad.
Entonces le preguntó: "Hijo, ¿qué hiciste hoy que te hizo tan feliz?". El niño contestó "¡Hoy almorcé con Dios!"... Y antes de que su madre contestara algo, añadió: "Y ¿sabes qué? ... ¡Tiene la sonrisa más hermosa que he visto!"

Mientras tanto, la anciana, también radiante de felicidad, regresó a su casa. Su hijo se quedó sorprendido por la expresión de paz en su cara, y preguntó:"Mamá, ¿qué hiciste hoy que te ha puesto tan feliz?" La anciana contestó: "¡Comí pastelitos con Dios en el parque!"... Y antes de que su hijo respondiera, añadió: "Y ¿sabes? ¡Es más joven de lo que pensaba!"

Cuantas veces en nuestra vida, no le damos importancia al poder que tiene un abrazo, una palmada de cariño de un amigo, una sonrisa, una palabra de aliento, un oído que te escucha, unos ojos que te apoyan. La vida está llena de pequeñas acciones, que nos dan la posibilidad de cambiar nuestra vida y la de quienes tenemos a nuestro alrededor.

Permitámos alguna vez, compartir una comida con Dios.




 











 











Design par:Shuny
Acceuil Plan du site La faq Contact